Un gran pacto, ¿para qué? TODO SE QUEDA EN BURBUJAS

18 de enero de 2010

Rodríguez Zapatero, entiende que la UE debe avanzar en la unión económica para ser protagonista de la globalización y no convertirse en simple espectadora y perder terreno frente a Estados Unidos, India o China.

Compartir en:

Zapatero propuso además que la nueva estrategia económica de la UE para los próximos 10 años incluya un "gran pacto social en Europa, con empresas y trabajadores". Además, defendió la posibilidad de imponer sanciones a los países que incumplan los objetivos económicos que se establezcan, pero no aclaró si finalmente la presidencia española propondrá esta medida. "Nuestro territorio de competencia en el mundo ya no es país a país, nuestro territorio de competencia en el mundo es como europeos, como Europa. Porque los otros actores tienen el tamaño de China, el tamaño de la India, el tamaño de EEUU, el tamaño de los países emergentes", dijo Zapatero a los parlamentarios.
"Si no aprovechamos la sinergia que representan los 500 millones de ciudadanos en lo económico", prosiguió el presidente, "no seremos los auténticos protagonistas del futuro en este escenario de la globalización en cuanto a la prosperidad económica, en la innovación y en la tecnología. Seremos espectadores, no protagonistas".
"El camino es la unión, más política económica común, más integración, más diseño compartido, más Europa. No poner nuevas barreras sino quitar barreras, no dividir sino sumar" Zapatero reiteró que la elaboración del nuevo plan económico para los próximos 10 años, en sustitución de la fallida estrategia de Lisboa, constituirá la "clave" del semestre español. Además, defendió la posibilidad de aplicar sanciones, pese a que esta opción ha sido atacada por Alemania y Reino Unido. "La UE tiene en su funcionamiento muchas decisiones que suponen sanciones, si no se cumplen las directivas, si no se cumple el PEC. Es normal y funciona", dijo. A su juicio, el sistema de objetivos voluntarios de la estrategia de Lisboa "ha fracasado". "O lo tomamos en serio, o volveremos en 2020 a decir que no ha funcionado", alertó Zapatero, quien no concretó si finalmente la presidencia española propondrá estas sanciones.
"La Unión Europea debe avanzar en la unión económica y en la cooperación, empezando por el sentido de la responsabilidad de los Estados, pero también haciendo que las instituciones comunitarias, la Comisión, tengan nuevas facultades de dirección y de consecución de objetivos". Para que la nueva estrategia económica sea sostenible, Zapatero propuso además un gran pacto social con empresas y trabajadores. "El diálogo social y el acuerdo social han hecho fuertes a Europa en los momentos de su nacimiento, en los periodos de debilidad. Y ahora en este periodo de renovación y de cambio, después de una grave crisis económica, el acuerdo social, el pacto social, puede ser una gran palanca para llevar adelante los objetivos que nos propongamos", afirmó.

Las prioridades de la nueva estrategia, relató Zapatero, serán reducir la dependencia energética de la UE y crear un auténtico mercado interior de la energía mediante interconexiones, aumentar la inversión en la sociedad de la información poniendo en marcha un mercado interior digital, propiciar el desarrollo del vehículo eléctrico y reforzar las universidades.
En materia de energía, el presidente del Gobierno destacó que la dependencia energética de la UE ha aumentado en los últimos 10 años en 9 puntos, pasando del 44% al 53%, que se traducen en 67.000 millones de euros, que cada año se transfieren a otros países. Esta cifra es equivalente a la que dedican todos los países de la UE en inversión pública al I+D.
 
El segundo gran objetivo de la nueva estrategia será aumentar la inversión en las tecnologías de la información, que representan el 40% del incremento de la productividad en Europa. En este ámbito, defendió crear un mercado interior digital, levantando barreras, apostando por las redes de nueva generación y facilitando el comercio electrónico. "Si avanzamos en un mercado digital, facilitaremos la creación de contenidos, fortaleceremos la propiedad intelectual y haremos que la productividad dé resultados en muy corto plazo", apuntó el presidente del Gobierno.

La tercera prioridad será la industria sostenible y los planes para desarrollar de manera conjunta en la UE el coche eléctrico, que contribuirá además a la lucha contra el cambio climático y a la reducción de la dependencia energética.

Finalmente, Zapatero pidió apostar por la educación y sobre todo por la universidad. "En los últimos diez años los europeos no hemos avanzado en cuanto a Universidades de Excelencia en el ranking de las cien primeras universidades. Tenemos que culminar el Proceso de Bolonia, tenemos que fomentar, facilitar y abrir las expectativas para una Universidad cada día más europea y para una investigación cada día más europea, porque ahí, sin duda alguna, está la gran palanca de futuro".

El presidente del Gobierno defendió además ante la Eurocámara la necesidad de "seguir manteniendo los estímulos fiscales hasta que la recuperación sea una realidad" y mantener a la vez un "compromiso para mantener el Pacto de Estabilidad". En este sentido, se declaró "firme partidario" del Pacto y aseguró que España cumplirá su compromiso de situar el déficit por debajo del 3% del PIB en 2013, para lo que preparará un "plan de austeridad exigente". Zapatero también reclamó "una reflexión sobre el futuro de la Política Agraria Común, como una política determinante en lo afecta a la defensa del medio ambiente, a la seguridad alimentaria y a la renta de muchos ciudadanos en la Unión Europea" y defendió, asimismo, la política pesquera común. El presidente del Gobierno destacó que España es un país "europeísta" que en los últimos 25 años "ha visto una gran transformación de progreso y bienestar" que se debe "en gran medida" a su incorporación de la UE. Así, recalcó que la adhesión fue "el sueño de muchas generaciones españolas" porque "era el sueño de la democracia". "Nos sentimos un país leal con Europa, comprometido con la Unión".
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda