Presidencia UE

Corbacho quiere abrir el debate de las jubilaciones

27 de enero de 2010

El ministro de Empleo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho, adelantó este miércoles en Bruselas su intención de abrir un debate "en el marco del pacto de Toledo" sobre el futuro de las pensiones y las jubilaciones con el objetivo de "acabar con la cultura de la prejubilación" en España.

Compartir en:

El ministro respondía así, al término de su comparecencia ante la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales de la Eurocámara para presentar las prioridades de la presidencia española en la materia, al ser preguntado por la prensa si el Gobierno tiene pensado hacer alguna propuesta para armonizar la legislación en el conjunto de la Unión en este ámbito. "Todos los estudios demográficos indican (...) que la esperanza de vida va aumentando en Europa y aumenta de una manera importante, de tal manera que, si lo comparamos con hace 30 o 40 años, el incremento de población pasiva es un numero considerable". Corbacho explicó que Europa debe "trabajar en dos direcciones" a la hora de hacer frente al desafío de garantizar el futuro de las pensiones, teniendo en cuenta no obstante que "cada Estado miembro, de acuerdo con su legislación nacional, tomará las medidas que considere oportunas".
En primer lugar, subrayó la necesidad de "acabar con la cultura de la jubilación anticipada" y, en segundo lugar, defendió "invertir en la formación continua" con el objetivo de que las personas de más de 50 años "sigan en activo en su empresa". El titular de Trabajo criticó que una empresa que tiene "beneficios" pueda acabar "jubilando a los trabajadores de 52 años", subrayó la necesidad de mantener al "máximo de personas de población activa más allá de la edad de jubilación legal" y apostó por flexibilizar e incentivar "la permanencia de una forma voluntaria" que sea atractiva tanto en el plano personal como económico para el trabajador.
Por ello, Corbacho defendió que la posibilidad de prejubilación se convierta en "la excepción y no la regla" y aunque no descartó aplicar la jubilación en sectores como el del automóvil especialmente afectados por la crisis económica y financiera "pero como excepción".  En cualquier caso, el ministro admitió que la prolongación de la edad de jubilación legal --que en la mayoría de los Veintisiete se sitúa en los 65 años de edad como en el caso de España-- es una decisión que corresponde a cada Estado miembro decidir. "En el caso de España tenemos 65 años. Este es un tema que precisamente abriremos ahora en el marco del Pacto de Toledo", confirmó.
Preguntado si España impulsará propuestas durante su presidencia para luchar contra el problema de la temporalidad en la contratación, que en España supera el 50 %, Corbacho explicó que esta será una cuestión a debatir "en profundidad en los próximos meses" con el objetivo de "apostar por un futuro en el que la temporalidad no sea la referencia de la contratación" sino los "trabajos más estables" y consideró necesario impulsar "políticas de formación" para los jóvenes que abandonaron sus estudios y han perdido el empleo y "estímulos y las ayudas a la contratación" para aquellos jóvenes que, aunque ya formados, han perdido el empleo, por ejemplo agilizando microcréditos para crear su propia empresa y con instrumentos para favorecer el empleo de los autónomos.
Corbacho admitió ante los eurodiputados que no habrá recuperación económica en Europa hasta que se recuperen los "más de ocho millones de puestos de trabajo" que se han perdido en Europa por la crisis y reclamó la necesidad de que la nueva estrategia 2020 incluya "objetivos más concretos" y priorice las políticas que se quieren desarrollar en los próximos dos o tres años. También defendió la necesidad de mejorar la gobernanza de la nueva estrategia 2020 y la evaluación de su cumplimiento por los Estados miembros.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda