Espinosa: frente al paro, el bienestar de los animales

22 de febrero de 2010

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y presidenta de turno del Consejo, Espinosa, abrió el debate entre sus colegas europeos sobre la necesidad de introducir nuevas medidas de apoyo a los mercados agrícolas y encontró una "gran coincidencia" ante la propuesta de contar con "redes de seguridad" que asistan a los sectores agrícolas y ganaderos.

Compartir en:

En una reunión en Bruselas, Espinosa preguntó a sus socios europeos si la política agraria común (PAC) necesitará a partir de 2013 --cuando comience el nuevo periodo presupuestario de la UE-- un "mecanismo financiero" que ofrezca "flexibilidad" para responder a futuras crisis o volatilidad de los precios.
También pidió la opinión del resto de ministros sobre la efectividad de los instrumentos de gestión actuales (como la intervención pública o el almacenamiento privado) y si creen que son suficientes o se hace necesario introducir otros adicionales. Al término del encuentro, la ministra española destacó la "gran coincidencia" en que la creciente volatilidad de los mercados provoca "problemas específicos" que repercuten de manera "negativa" en la renta de agricultores y ganaderos. Por ello dijo que hay que contar con una "red de seguridad" para el futuro que vaya en defensa de los agricultores e incluso "ir más allá" y extender estas redes "al conjunto de operadores que intervienen en la cadena alimentaria".

El nuevo comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, defendió mecanismos que puedan ser "movilizados" en momentos en los que los mercados "no puedan garantizar la estabilidad de renta y precios". Advirtió de que los mecanismos "no deben ser de carácter permanente" para dejar así al mercado "jugar su papel" y recalcó que "no hay marcha atrás" en cuanto a recuperar instrumentos que no responden a las exigencias. Por su parte, el consejero de Agricultura del Gobierno catalán, Joaquim Llena, que asistió a la reunión en representación de las Comunidades Autónomas, reveló que Francia fue el país que defendió con mayor claridad la necesidad de mantener mecanismos de protección, si bien precisó que los planteamientos de la presidencia de la UE contó con el respaldo de "muchos países". Algunos países como Suecia, Reino Unido y Alemania, "rechazan" sin embargo las redes de seguridad, añadió.
Los ministros europeos de Agricultura también estudiaron la posibilidad de introducir un etiquetado para alimentos cárnicos que garanticen el respeto de las normas comunitarias en materia de bienestar animal en la crianza del ganado.  Espinosa explicó en rueda de prensa que hubo un apoyo generalizado a la necesidad de contar con algún tipo de etiquetado, pero que la mayoría de países abogó por que sea de tipo "voluntariado" y "flexible".
El objetivo, añadió, será "mejorar" la información que llega a los consumidores para que éstos conozcan la forma de producción que emplean los ganaderos y que, a su vez, los productores tengan "garantizada una renta justa" que responda a la "dedicación especial" de su producción.
Las discusiones sobre este asunto "continúan", según indicaron fuentes comunitarias que consideraron que el debate "llevará tiempo", máxime porque aún debe ser debatido por el Parlamento Europeo. El consejero de Agricultura del Gobierno catalán, Joaquim Llena, señaló la opinión general de los gobiernos europeos sobre la necesidad de "articular mecanismos homogéneos" que "aúnen criterios", pero que "en ningún caso sea obligatorio", sino que aporte valor añadido.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda