Los de Villoldo se traen la matanza

20 de febrero de 2021

Estrella del Bajo Carrión y su ´sucursal´ madrileña, Villoldo siempre han ido de la mano, y es que desde hace más de 7 años y gracias a la expansión del Grupo en la capital, tenemos lo mejor de Palencia en Madrid… 

Compartir en:

Eso sí, siempre ha habido cosas que se ‘quedaban’ en el pueblo, como por ejemplo el ‘Menú de Matanza’. Este año, por primera vez, ante el cierre de la hostelería en Palencia, la familia Pedrosa ha decidido trasladar este festín al corazón del Barrio de Salamanca con un espectacular ‘Menú de Pies a Cabeza’, que podrá disfrutarse hasta el 15 de marzo, tanto en horario de comidas como de cenas. Además, también cabe la posibilidad de pedir los platos sueltos y la Prueba de matanza no debería faltar en ninguna comanda…
Menú de Pies a Cabeza 
Tapa de cocido de matanza 
Prueba de matanza: morcilla, lomo adobado y torreznos 
Guiso de pies a cabeza: patas, manos y morro en ensalada templada 
Jijas de casa con huevo de corral y patata agria 
Alubias blancas de Villoldo con chorizo sabadeño y piparras 
Carrilleras estofadas con patatas meneadas 
Sorbete de fruta del día, Campari y fruta escarchada 
47 € / persona
Este menú está compuesto, cómo no, por productos castellanoleoneses. Con los cerdos blancos palentinos elaboran en familia las morcillas, chorizos, manitas y morro con las recetas de la abuela María, es decir, como hace 70 años. Mientras que para los lomos -que ellos mismos adoban-, los torreznos, las jijas y las carrilleras, utilizan cerdos negros criados con bellota en la provincia de Salamanca. Pueden certificar el origen de los cerdos y de todos los ingredientes, incluso de las cebollas, de Fuentes de Nava y del pimentón que tanto gusta en esta casa y siempre es de La Vera.

Sin duda alguna, sentarse en una de las mesas de Villoldo estos días será como siempre una experiencia para recordar, con el valor añadido de que si nos decantamos por esta exclusiva propuesta, nunca antes servida en Madrid, viajaremos hasta el pueblo, algo que en estos tiempos que corren se valora aún más. De nuevo la familia Pedrosa -con Pilar y su hijo Alfonso Fierro en los fogones- nos ‘da de comer’ su propia historia, su filosofía y sus tradicionales recetas. Por supuesto en la carta de este Sol Repsol siguen sus inamovibles, esos a los que en cada visita es difícil resistirse: Tarrina de oreja de cerdo con tostas de mostaza, encurtidos y ensalada verde, Nuestra menestra de 7-9 verduras de Palencia y Navarra, Chipirones en su tinta rellenos de sus patas, jamón y huevo… O cualquiera de sus carnes, todas de productores castellanos, con las que elaboran distintas recetas con el cochinillo, el lechazo churro y la ternera como protagonistas. Y en esta casa siempre merece la pena dejar sitio a postres como la Crema fría de café con capuchino de chocolate blanco o las Natillas de huevo con helado de galleta María y caramelo de canela.

Villoldo
Lagasca, 123
Madrid
(www.villoldomadrid.com)

Tiene capacidad para 32 comensales y un semi reservado para 12-14 personas, todo ello reducido a la mitad según normativa. El precio medio es de 45 - 50 € por persona. El horario es de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 23:30 horas. Cierra los domingos todo el día y martes noche; y toda su carta se puede pedir tanto para take away como delivery a través de su web.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda