Terrazas veraniegas  en compañía de un "godello"

27 de agosto de 2021

Ahora, en plenas vacaciones es posible visitar distintas terrazas de toda España; para disfrutar de estos vinos frescos con personalidad en rincones con encanto, acompañados de un ambiente tranquilo, unas bonitas vistas y, en algún caso, de la brisa del mar.  

Compartir en:

Casa Pachá (Formentera). Este hotel-restaurante en la misma playa, con aire de chiringuito relajado, es un refugio retirado e íntimo donde la comida ocupa un lugar central. La esencia del mar se plasma en platos clásicos locales: pescados de la zona enteros al horno o a la parrilla, mariscos al natural, carnes mediterráneas… Recetas caseras y sencillas que casan a la perfección con Polvorete, un vino alegre, juvenil, divertido y fácil de disfrutar. Camí es Arenals, Km.11. Es Caló, Formentera. 

Amante (Ibiza). Solo las vistas lo convierten ya en uno de los lugares más especiales de la isla de Ibiza. Ubicado sobre la hermosa cala Sol d’en Serra, en Santa Eulalia, sus mesas rústicas están rodeadas de un paisaje mediterráneo de mar azul profundo, acantilados y pinares. En la carta, platos españoles e italianos, pescados fresquísimos y carnes al Josper, acompañados un blanco alegre, fresco y floral. 
Cala Sol d'en Serra. Afueras, s/n. Cala Llonga. Ibiza.

Sa Trinxa (Ibiza). Un rincón divertido y muy social en la isla Pitiusa. Este chiringuito en la playa de las Salinas, con buena música y cocina abierta todo el día, tiene platos para todos los gustos: gambas, hamburguesas, ceviches, pastas, pescados... El mejor acompañante, un vino versátil y combinable. Playa de Ses Salines, s/n. Sant Jordi. Ibiza.

Las Sirenas (Mallorca). Las Sirenas es una clásica marisquería situada junto al Club Náutico de El Arenal, con vistas a la bahía y una cuidada ambientación marinera. Una gran vitrina de marisco fresco recibe al visitante, que tendrá que elegir entre gambas de Sóller, pulpitos, atún rojo, parrilladas de marisco, caldereta, grandes pescados… Lo mas indicado un blanco complejo y elegante que explota todo el potencial de la Godello, respetando su identidad e intensidad, pero sin renunciar a la frescura. 
Roses, 1. S'Arenal, Llucmajor (Mallorca).

Chiringuito La Loma (Cádiz). Un chiringuito con una ubicación privilegiada, La Barrosa, una de las mejores playas de Andalucía, famoso por sus puestas de sol. La carta, fresquita y variada, incluye desde raciones clásicas (ensaladilla, gambas a la plancha, coquinas, pescaíto frito…) hasta algún plato internacional (poke, ensaladas…), con el atún rojo de almadraba como protagonista (ventresca, tarantelo, en tartar, sashimi, etc.), pescado que armoniza a la perfección con cualquier blanco 
Playa de la Barrosa, s/n. Chiclana de la Frontera, Cádiz.

El Refectorium del Campanario (Málaga). Con unas espectaculares vistas a la bahía de Málaga, ofrece productos del día trataros con respeto. En su recetario mediterráneo destacan recetas tradicionales (porra antequerana, queso payoyo, gambitas de cristal, boquerones fritos, huevos rotos con jamón ibérico, etc.) con un capítulo especial dedicado al atún rojo de almadraba, su emblema. En su carta de vinos, El Zarzal. 
Paseo de la Sierra, 36. Málaga. 

Zelai Txiki (San Sebastián). Este restaurante familiar donostiarra, situado en un caserío centenario, en la falda del monte Ulía, está dirigido por el chef Juan Carlos Caro. Practica una cocina tradicional vasca, con un toque de innovación, que gira en torno a los productos de temporada y de cercanía: huerta y mar. En la carta, grandes pescados (rape asado, merluza al vapor, bacalao a la bilbaína…) conviven con soberbias carnes con denominación de origen. 
Travesía Rodil, 79. Falda de Ulía, San Sebastián. 

Duna (Valencia). Con dos décadas de historia, esta arrocería tradicional, con una gran terraza exterior a pie de playa, es toda una referencia en Valencia. Su oferta se compone por hasta medio centenar de arroces (paella valenciana, arroz del senyoret, de cigala y alcachofa, meloso de rojos –carabineros–, etc.) y una famosa fideuà de fideo fino. Como entrantes, gamba de Denia, mojama, tomate con bonito… Y, en la copa, un Godello agradable de beber y equilibrado. 
Paseo Pintor Francisco Lozano módulo 3. Valencia.

Nou Racó (Valencia). Un restaurante ubicado en plena naturaleza, en el corazón del Parque Natural de La Albufera. Sus amplias terrazas ajardinadas frente a su embarcadero propio –ofrece idílicos paseos–, con unas vistas preciosas, son el mejor escenario para su gastronomía 100 % valenciana. En cabeza, su selección de arroces a la leña, elaborados con productos de temporada y de kilómetro cero: paella, arroz negro, de bogavante, de cangrejo y galeras, etc., perfectos para armonizar con vinos de la region
Carretera del Palmar, 21. Valencia.

La Pera Limonera (Valladolid). La última parada de esta ruta de Godellos se encuentra en una playa fluvial, la playa de Las Moreras de Valladolid, a orillas del Pisuerga. Una opción colorida, desenfadada y joven con diferentes espacios y cartas que se adaptan a cada momento del día: desayunos, brunch, planes con niños, aperitivos, tardeos… Recomendamos relajarse en su terraza abierta y disfrutar de una copa al atardecer. 
Paseo de Marcelino Martín ''El Catarro'', s/n. Valladolid.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda