Un pequeño bocado triunfa en Canalejas

28 de enero de 2022

Los tiempos cambian y la gastronomía con ellos. Así el concepto tradicional de restaurante propio, exclusivo esta experimentado nuevas fórmulas en las que los usuarios pueden disfrutar dentro de un local más amplio de varias opciones y elegir, en ese mismo momento que comida o con qué tipo de gastronomía disfrutar o conocer.

Compartir en:

En ese contexto el Grupo China Crown ha adaptado su concepto gastronómico para entrar en el complejo gastronómico de Galería Canalejas, epicentro del lujo y exclusividad de Madrid, y dar a conocerse una parte de su cocina bajo el nombre Le Petit Dim Sum, en el que precisamente ese pequeño bocado, el dinamismo sum es el protagonista rindiendo homenaje a la cocina cantonesa


En un local que nada tiene que ver con lo que hasta ahora habría hecho el grupo, pero recordando a los clásicos establecimientos hongkoneses, Le Petit Dim Sum te permite cerrar los ojos y despertar en el mismísimo centro de la ciudad china. El bullicio de la gente, el ruido de los coches y los puestos de comida callejera pasan a un segundo plano cuando te sientas a la mesa. Es el momento de volver a cerrar los ojos. Es entonces cuando el comensal percibe que se encuentra en pleno centro de Madrid, sentado a la mesa de un restaurante de cocina cantonesa, pero esta vez con un envoltorio de lujo.

La cocina cantonesa es una de las grandes protagonistas de la gastronomía china y era el pilar que le faltaba al Grupo. Su plato por antonomasia son los dim sum, pequeños bocados que explotan en la boca soltando todo su sabor y potencial a partir de una receta muy tradicional y con mucho arraigo en la cultura asiática. Para convertir en realidad este sueño, Le Petit Dim Sum ofrece grandes propuestas gastronómicas, como su Torre de 5 Dim Sum, donde se descubre el sabor de diferentes tipos de Xiao Long Bao, como el King Viera y su mojama, el Hakao de langostinos y jengibre, el de carrillera de ternera, el de cerdo ibérico y jengibre en su jugo y, por último, el Siumai de cerdo con gambas y boletus.

“Que toca el corazón” es la traducción más aproximada del significado de la palabra dim sum. Una perfecta definición, ya que este bocado nos hará palpitar y perder el control. Según la tradición de Cantón, al sur de China, estos bocados están pensados para tomar en un desayuno, almuerzo o a media tarde, acompañando al té. Su popularidad los llevo a todo el país y hoy en día es posible tomarlo en gran parte del continente asiático. Degustar, saborear y paladear nunca tuvieron un significado más completo que en Le Petit Dim Sum.
Pero no solo de dim sum vive la gastronomía china así que en este lujoso ambiente gastronómico es posible degustar algunos otros delirios platos. De esta manera, un almuerzo puede empezar con unos rollizos de verduras y de pollo con lo que vas haciendo el paladar a esos pequeños bocados como fue nuestro caso. Pero inmediatamente después aparece esa torre de cinco dim sum que hay que degustar siguiendo las instrucciones del camarero para disfrutar en plenitud de los sabores y las texturas que nos aportan cada uno de ellos, empezando poro el mas saben y terminando con el de mayor potencia.

Después y para completar un almuerzo disfrutamos de unos fideos de arroz con ternera, plato en el que se conjuga a la perfección ese fideo ancho típico la cocina cantonesa con una ternera hecha en su jugo que aporta a la cocción de fideos y verduras el sabor típico de un histórico tan importante para los chinos como sus sopas de fideos con las que se han alimentado durante siglos.


Para terminar unos helados, curiosos, pero deliciosos y con una cobertura curiosa por su textura y en los que el de mango es el rey por la fuerza y frescura que esta fruta presta al concepto de helado.
Y todo ello acompañado de un albariño, Marieta -un Rias Baixas semiseco del mercado, con el toque dulce de las manzanas maduras, los aromas a melocotón y la frescura del limón - en su punto de frío complemento perfecto para un almuerzo distinto y novedoso, pero que parece triunfar porque el lleno era completo y algunos de los comensales conocidos lo que le daba un “color” cosmopolita.

Le Petit Dim Sum

Galeria Canalejas

Compartir en:

Crónica económica te recomienda