En Candeli las tentaciones son abundantes, pero perfectamente asumibles en estos días de celebraciones familiares

Candeli se viste de Navidad

17 de diciembre de 2021

Hay quien dice que o la cocina se lleva en la sangre o sino no hay manera de triunfar en este complejo mundo de dar de comer y beber al personal, porque es tan sacrificado y tan sujeto a miles de variantes que nunca se pueden manejar a tu conveniencia que o lo llevas en tu interior o estas perdido uy finalmente tiras la toalla sin haber entendidos el secreto del negocio

Compartir en:

Sea verdad o mentira, si tu familia se ha dedicado con éxito a este oficio, sueles llevar bastante diferencia a los contrincantes y posiblemente ese sea el secreto de los hermanos Rivera, propietarios de Candeli uno de los locales bandera de la calle Ponzano, una de las áreas gastronómicas de la capital, en la que certificando ese aserto inicial resulta que hay locales que cambian de propietario con una rapidez pasmosa y es que como dice Alberto, uno de los hermanos que lo gestionan, no es fácil triunfar y mantenerse. Y en este negocio las perdidas es cuestión de segundos.


En ese contexto la apuesta de los Rivera por la búsqueda de proveedores exclusivos y de gran calidad ha sido posible por múltiples razones, pero quizá la mas cercana a la realidad es conocer el oficio y tener un “padrino” en la familia que se llama Gerardo y que todo el mundo conoce por sus restaurantes.

Así por ejemplo, el atún que consumen y que se elabora en su parrilla procede de Huelva, pero es pescado con caña, en una zona desconocida, en la que un solo pescador realiza su trabajo, pescando unos pocos kilos y sirviéndolo en exclusiva a unos pocos restaurantes. “ Se trata de un atún de verdad salvaje, que se alimenta de plancton y peces y que no sabe a caballa” como algunos otros, incluidos lo de almadraba que son sometidos a engorde artificiales.
Y si hablamos de espárragos pues tres cuartas de lo mismo. Y si es por disfrutar de unas alcachofas pues “hay que saber cambiar de proveedor según la temporada y empezar por la Ribera, y seguir por Levante y. Terminar en Murcia”.

Y todo ello trabajarlo en la parrilla para que a la mesa llegue en plenitud de sabor. Porque la cocina de Candeli esta a la vista de los clientes y no es otra que una maravillosa parrilla.

En este co texto y coincidiendo con las fechas navideñas y pensando en los encuentros entre amigos, familiares o incluso compañeros de trabajo los hermanos han ideado 4 menús que oscilan entre 50 y 75 euros, en los que los protagonistas son los clásicos de la casa como el pulpo braseado, la gamba de cristal con huevo campero, las rabas de potera, las alcachofas de Tudela o el carabinero de Isla Cristina, por poner algunos ejemplos. En la propuesta central, la brasa brilla con esplendor ya sea en pescados como el rape de barriga negra o el rodaballo, o en carnes premium (léase solomillo o lomo), platos muy apetecibles para las fiestas de Navidad.
En los postres continúan las especialidades de la casa: hojaldre de manzana, tarta de queso, tiramisú o coulant de chocolate, dependiendo del menú escogido. Y tras ellos, café o infusiones acompañados de piononos.

El dia que nosotros lo visita nos pudimos disfrutar de platos mas que sobresalientes, como el carabinero a la plancha, las alcachofas rellenas, las rabas o el atun”Ike.Jime” a la brasa.


Destacar uno de ellos es complejo, pero vayamos poco a poco. El carabinero requiere un determinado tamaño lo que le permite alcanzar un grado excelso cuando el cocinero sabe manejar la parrilla y no necesita de mas aditamentos d que su propia textura y sabor. No digamos nada del atún. La calidad de la pieza que degustamos era tal que salvo aplaudir poco mas se podía hacer. No tiene nada que ver con el resto de atunes que recordábamos. Las alcachofas rellenas de rabo y trufa, es un clásico que si cuenta con los elementos precisos y una elaboración correcta siempre estará en la carta de todo restaurante que se precie. Por si fuera poco, la trufa del Moncayo esta en ese momento justo de perfume y sabor que completa el plato a la perfección. De las rabas, pues eso que puedes empezar con ellas y seguir repitiendo casi hasta el infinito.
Cerramos el breve aperitivo-almuerzo con una tarta de queso de las de toda la vida. Y no hay que olvidarse de los vinos porque Candeli esta regentado por grande vinateros y se nota. Su carta es abundante y cuenta con vinos y referencias de prestigio. Pero lo mas curiosos es que la bodega esta a la vista de los comensales y rota por completo en mes y medio dos meses, porque si el vino te gusta y quieres llevártelo a un precio muy razonable, lo puedes hacer.

Candeli
Ponzano, 42
91 737 70 86
www.restaurantecandeli.com

Durante Navidad, abre el día 25 de diciembre, el 1 y el 6 de enero. Cierra 24 noche y 31 noche. ¡Abierto todos los domingos noche durante diciembre!

 

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda