Bar de Fuegos, un balance casi perfecto

06 de mayo de 2022

Bar de Fuegos es el resultado de materializar un concepto en su máximo esplendor: el fuego. Su carta es bastante amplia, al igual que variable e innovadora, por lo que siempre habrá razones para volver. Tanto si apetece más tomar algo en la barra de manera más desenfadada como si se prefiere entrar en el comedor, las cálidas sensaciones del lugar no dejan indiferente.

Compartir en:

El concepto en torno a Bar de Fuegos es el de la mitificación del fuego, por lo que se anima a todos aquellos a los que les guste vivir experiencias gastronómicas cuidadas y temáticas a acudir al local ubicado en el barrio de Chueca en Madrid. ¿Qué tiene de especial? Todos los elementos del lugar están cuidadosamente elegidos para transportar al comensal a una experiencia diferente, divertida, desenfadada y, por supuesto, deliciosa.

La decoración del restaurante corre a cargo de Pato Duhalde, que ha creado un proyecto particular en el que la cocina vista obtiene todo el protagonismo. Destacan los tonos naranja, que representan el fuego, y el suelo a rayas en blanco y negro. Dado que los colores del espacio son muy llamativos, las mesas y las sillas mantienen el equilibrio siguiendo líneas simples en madera clara.
En cuanto a la maquinaria del interior de la barra, se ha querido mantener una estética industrial que casa a la perfección con el concepto que se quiere transmitir. De igual forma, no se debe ignorar la importancia de las ilustraciones que visten las paredes del restaurante, que son clave para aportar ese ambiente divertido y desenfadado. Por último, hacer alusión al detalle del techo, que simula el humo proveniente del fuego que invade la estética del local y, en especial, de la barra.

Tanto los amantes de la carne y como los vegetarianos encontrarán aquí su plato preferido. En la carta de Bar de Fuegos conviven en armonía bocados para picar como la chipá o los nems de langostinos, con verduras como la coliflor asada con especias y crema de kimchee; y ensaladas como la Don Rescoldo, con cebollas y pimientos asados.


A la brasa asan carnes variadas como la entraña, el lomo alto argentino, las mollejas de corazón, el picantón o la pluma y la presa Ibéricas; sin olvidar sus hamburguesas y, por supuesto, pescados como la lubina, el rodaballo o el lomo de atún.
Sus bocadillos o entrepanes a la parrilla de presa ibérica, de ternera, de panceta o de setas son una buena alternativa. Además, resultan ideales para compartir.

Para los más golosos, ofrecen postres como el plátano a la parrilla con dulce de leche y chocolateo la tarta cremosa de chocolate con helado de vainilla y para los que prefieren los postres más ligeros, pero también deliciosos, encontramos el budín de brioche y coco o la piña a la parrilla con soda de lima y pisco.

Al frente de los fogones del restaurante se encuentra el chef argentino Mauricio Giovanini, que se caracteriza por el gran conocimiento del producto, al que aplica su experiencia durante años al frente de Messina (Estrella Michelin en Marbella) y el dominio de la técnica aprendida. Giovanini ha creado una carta variada donde priman los platos elaborados en parrillas de leña y carbón , con un toque pero con elegante y atractivo.


BAR DE FUEGOS
Calle de Barbieri, 7
Chueca, 28004 Madrid

Compartir en:

Crónica económica te recomienda