Los Van Dulken, ahora en la mismísima plaza de Chamberí

29 de abril de 2022

No deja de ser cada día mas frecuente que personas de orígenes y profesiones de lo mas variopinta descubran un día, no se sabe muy porque que lo suyo es la cocina. Y desde ese trampolín personal o familiar se lancen a la aventura de montar un negocio de restauración con todas su complicaciones, ventajas e inconveniente. Unos salen a delante y triunfan, otros, no.

Compartir en:

El caso de la familia Van Dulken y Calleja no deja de ser el fiel reflejo de esas circunstancia e historia, pero con el agravante de que no solamente triunfaron con su primer local, sino que además pretenden hacerlo con el segundo y van camino de conseguirlo.
En concreto, y tras una gran experiencia con su “La Vanduca” decidieron buscar nuevos aires en los que iniciar otra aventura. Estamos hablando de una historia que se inicia antes de la famosa pandemia y sus encierros
Así, que Inés, Blanca y Enrique han tenido que esperar muchos meses hasta poder dar rienda suelta a su segundo proyecto gastronómico, quizá gracia a ello su aventura sea mas llevadera, puesto que, de haber abierto un local nuevo, en un barrio nuevo, aunque conocido para la familia, no en vano han vivido muy cerca de donde hoy esta Santancha, los numero habrían sido complicados por el obligado cierre y sus consiguiente consecuencia de las que mas vale no hablar.

Lo curioso del caso es que el local en el que charlamos con Enrique Van Dulken es el mismo que hace casi tres años habían seleccionado para implantar Santancha, con la ventaja de que el paso de la pandemia ha facilitado, de alguna manera la maduración del local, su decoración y su carta,
En estos momentos, la aventura familiar e ha convertido en una mas que respetable empresa en la que trabajan treinta personas con dos mas que respetables locales por su tamaño y por el abundante numero de comida que se sirven bajo la sartenes de Blanca, dueña y señora de los fogones del grupo y que en esta ocasión ha diseñado una múltiple oferta, según los dias de la semana y es que este enclave cuenta con una carta informal y desenfadada, con platos y medias raciones especialmente pensados para compartir y en la que no faltan las propuestas más exitosas de su primer local, junto a un apartado especial de fines de semana, de inspiración estacional, que convive a diario con menú diario, de lunes a jueves, por 17,50 euros.

La carta de Santancha busca seducir a todos los públicos con una comida sabrosa, a base de ingredientes de calidad (todas las carnes son de Discarlux) y consagrada al picoteo. Por ello abundan las medias raciones. Destacan propuestas como el tiradito de salmón ahumado con salsa de cítricos y cebolla frita, el falso risotto de carrillera al vino tinto con parmesano, la tosta de matrimonio de anchoa y boquerón con salmorejo o las croquetas de carrillera. Los amantes de la carne deberán probar su nuevo pepito de solomillo de vaca en pan brioche o la hamburguesa Santancha, de ternera con huevo frito, lascas de parmesano y una salsa de vino.
Dentro de la carta, encontramos también los platos estrella de la casa. Así, es posible dar buena cuenta de las croquetas caseras de jamón, las bravas, los langostinos en tempura con un ligero toque picante, sus dos minihamburguesas (con mayonesa de trufa o de chipotle), los dados de solomillo con ajitos o los huevos con patatas, panceta y trufa. En temporada, es imprescindible probar sus ensaladas de tomáte Ibériko (aliñado o con ventresca, aguacate y cebolleta) y las alcachofas confitadas con yema de huevo y jamón crujiente

Los fines de semana (desde el viernes y hasta el domingo), Santancha ofrece a sus clientes un apartado de platos más especiales, con guiños a la temporada. Entre las propuestas, destacan los huevos rotos con gambón al ajillo y trigueros, los chipirones a la plancha con ajillo y cebolla caramelizada, los berberechos salteados al vapor y su cazuelita de alubias con chorizo, morcilla y piparras. Para poner un broche dulce a la comida, nos encontramos dos pesos pesados traídos de La Vanduca: su torrija caramelizada con toffee y helado de vainilla y la tarta de limón con merengue. Otras opciones golosas son la tarta de chocolate o la fina de manzana al horno, la cheesecake o su tarrito de toffee con galleta de Oreo.

La carta de vinos es un repaso por las principales denominaciones de origen de España, fundamentalmente. Así, encontramos vinos tintos de La Rioja, Ribera del Duero, Madrid o Extremadura, junto a vinos blancos en los que la D.O. Rías Baixas y Rueda tienen marcado protagonismo. También ofrecen vinos de Jerez, champán y cavas del Penedés. Santancha apuesta por el afterwork y dispone de una selección de copas, con opción de marcas prémium por dos euros más, y también de cócteles. En cualquier caso, es una carta de bebidas con precios contenidos, que hace de la experiencia Santancha algo para todos los bolsillos.

Y una vez en el local no deja de sorprender una alegre decoración, también de origen familiar, pues Sofía Calleja, de SCV Estudio, y responsable del interiorismo del local, es tia de los hermanos Van Dulken . Para conseguir la sensación hogareña y de confort que buscaban los propietarios, la tia-decoradora ha apostado por colores cálidos, en tonos tierras, ocres, rosas y amarillos. A la par que acogedor, el resultado es fresco y divertido gracias a la mezcla de estampados y texturas distintos, como terciopelos, con otros materiales más rústicos y sencillos, como el lino o el algodón, e incluso plantas. Este contraste también se logra con la combinación de fibras naturales, como el bambú y el mimbre, con lacas texturizadas, metales y maderas. El empleo del color negro en algunos elementos, como la barra de la planta baja, el pasamanos de la escalera o algunos marcos, permite una cierta teatralidad. Calleja también ha querido usar espejos para conseguir no solo mayor sensación de amplitud, sino también una visión global del local desde cualquier sitio del espacio.


SANTANCHA
Santa Engracia, 41. Madrid
Tel.: 912 190 630
Web: www.santancha.es
Horario: De lunes a domingo, de 13:00 a 01:00 h. Horario de cocina: de lunes a jueves, de 13:00 a 16:00 h y de 20:00 a cierre. Viernes y sábado, de 13:00 a 16:30 h y de 20:00 a cierre. Domingos, de 13:00 a 16:30 h. Cierra domingos noche.
Precio medio: 35 €

Compartir en:

Crónica económica te recomienda