Moemia Taberna Viajera, el nuevo proyecto de los hermanos Hernández

27 de noviembre de 2021

Aunque han estado tiempo meditándolo los hermanos Hernández son de los de remangarse, ponerse el delantal, y lanzarse a por sus sueños. Moemia es la taberna que tanto deseaban: cocina viajera que tiene como base la Madrid más castiza, esa que les ha visto nacer. Sabores de la infancia, recuerdos de algunas recetas que hacían con su madre, platos que aprendieron a cocinar durante su formación en Perú, Singapur, Malasia… Un recorrido que se refleja en una carta divertida, informal y llena de sabores muy característicos.

Compartir en:

El Pepito de ternera, los Callos, la Oreja, las Alitas de pollo… platos tradicionales madrileños llenos de sabor y de historia. Otros como el Torrezno Koreano, el Bao de Panceta o las Costillas de cerdo glaseadas en Wok hacen alarde de las fusiones más divertidas entre recetas españolas e ingredientes y técnicas asiáticas y de algunas zonas de Latinoamérica. También se pueden encontrar platos tan internacionales como el Tiradito de Corvina y vieira con aliño nippon, el Ceviche mixto clásico, los Bocaditos de pez limón con curry massaman o los Tallarines saltados al wok con marisco y verdura; entre otros. En el apartado de postres además de la ya famosa Tarta de queso de los hermanos Hernández, y otros bocados, tres recuerdos de infancia como son el Kinder bueno, el Bollycao y la Pantera rosa, versionados de una forma muy personal. Un delicioso pecado que no pasarán por alto los más golosos.

En el apartado de vinos, y como se merece una buena barra, una amplia propuesta por copas: espumoso, generosos y dulces, blancos, rosados y por supuesto tintos. Un recorrido por distintas denominaciones de origen que acompañan a la perfección a los platos de estos cocineros tan inquietos.
Además, Moemia es un lugar para disfrutar de la sobremesa y dejarse llevar por sus cócteles y destilados. Un espacio que junto a la música que hay de fondo te puede hacer pasar una tarde/noche fantástica.

En cuanto a la decoración, están presentes los dorados y cobres que recuerdan a las tabernas ilustradas de los años 70-80. Los uniformes del personal de sala abotonados y con un toque clásico muy característico de la época son otro detalle más. Una gran Menina pintada en la pared con la técnica del grafiti preside el local, un guiño a su Madrid natal. El resto del espacio está lleno de carteles de antiguos anuncios de productos tanto españoles como de otros países dándole un aspecto retro. Al salir del local, un gran mural de dos niños de espaldas cogidos de la mano mirando al horizonte, que evocan a los hermanos Hernández, reflejando así cómo la ilusión les ha ayudado a crear este proyecto.

Latasia es el primer sueño de Sergio y Roberto Hernández. Un pequeño local con capacidad para 40 comensales, situado en la arteria principal de Madrid, en pleno paseo de la Castellana. Una Casa de Comidas en la que se puede degustar platos con una gran base tradicional que aprendieron de su madre versionados e internacionalizados gracias a todo el aprendizaje que tuvieron en los distintos países en los que se formaron Sergio y Roberto Hernández.
Platos como el Ramen de Cocido, el Tataki de presa de vaca, trufa y daikon, el Siu mai de ibérico y sepia o los Berberechos al natural en salsa nipón y kumquat son una muestra de la interesante variedad de la propuesta de Latasia. Una carta llena de platos con influencias de países como Malasia, Singapur o Perú.
Taramara es su otro proyecto, abierto a finales de 2017, en el que ofrecen platos de corte mucho más tradicional, sin renunciar a los guiños de su cocina viajera. Situado en Campo de las Naciones, este restaurante parte del producto de temporada para ofrecer platos llenos de sabor en un ambiente agradable en el que sentirse como en casa.
Croquetas cremosas de jamón ibérico o cecina, la Tortilla española de cuchara con callos, la Carrillera de vaca estofada o las Albóndigas receta de nuestra madre Josefina, son algunos de los platos más clásicos. También se pueden encontrar en carta los Rollitos cantoneses de codillo, las Zamburiñas gratinadas con ají amarillo y pisco, la Raya con curry rojo Thai y berberechos o el Corazón de aguja de bellota macerada con tandoori masala y a la parrilla, entre otros. Una muestra de los toques internacionales de algunas de sus propuestas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda