Un real aperitivo en la mejor taberna de la Gran Vía

27 de mayo de 2022

La cocina no deja de ser un arte muy especial en el que se mezclan distintas y variadas circunstancias, si todas ellas confluyen y suman resulta que el hecho de tomar cualquier cosa puede alcanzar el grado de excelencia y ello, aunque en poco tiempo y por tanto, estemos hablando de un breve pero delicioso aperitivo de los que hacen afición al local.

Compartir en:

La realidad es que si se domina el oficio, y las cosa se hacen bien y con cariño, llegar a un gran plato, aunque sea de pequeña proporciones es relativamente fácil, aunque no todos puedan o quieran hacerlo. son muchos los aperitivos, medios plato o platos compartidos que cualquiera de nosotros hemos disfrutado y sin embargo no les dedicamos la atención necesaria para que destaquen y lleguen a ser una parte importante de nuestra gastronomía. Pero, ¿a quién no le apetece una media ensaladilla rusa, o quizá ucraniana como sugiere el chef José Andrés. mientras se toma un vino con un amigo y charlan de cualquier cosa?
Zascandileando por la Gran Vía es fácil encontrar esas sorpresas y disfrutar de nuestra cocina, esa que no la firman los grandes y famosos pero que es tan buena como la de ello y que ha elevado el nivel de nuestra cocina a unos niveles insospechados no hace muchos años cuando lo famosos chicos de Irizar empezaron a descubrirnos los placeres del comer sano, divertido y de una calidad importante.

Así que nos decidimos a la aventura y pronto, nada mas empezar nos llevamos la sorpresa: junto a nuestra copa de vino apareció una ensaladilla de las que probablemente encabezan la clasificación madrileña de las mejores ensaladillas y mas en esta época en la que los calores se anuncian y las cosas frescas empiezan a apetecer y que claro está, forma parte de la carta. Pero la que llego y de la que disfrutamos es una ración mas pequeña, emplatada para la ocasión, pero que, si alguno de nuestros lectores es aficionado a la ensaladilla rusa, que lo hay, se acerque a la Gran Via, entre en la Taberna del Mercado y pide su ensaladilla. Me lo agradecerá.

Dando prueba de una madurez gastronómica impropia de su juventud, el Chef Larios nos avanzó un platillo de su próxima carta, un atún roto, fresco, sabroso y delicioso que acompañado de sus patatas fritas y su huevo a la plancha al que se le había recortado la clara es un revuelto de los que hacen época y que se puede convertir en plato estrella de la temporada, porque el suave picante de su salsa termina por redondear el plato.

Así la cosas, dejamos la Taberna y unos pasos mas adelante entramos en el Mercado. Ya veníamos comentando y todavía saboreando lo dos aperitivos cuando el chef Carpio, un madrileño de rompe y raga, nos animo a probar un plato tan español y tan refrescante como el ajo blanco que nos fue imposible rechazar y del que si algo hay que destacar es una perfecta ejecución, un emplatado sencillo y elegante, y como no un sabor y una textura como hacía tiempo no encontrábamos en los distintos sitios en los que pedíamos este plato.

Lo único es que lo que iba a ser una simple prueba de aperitivos se convirtió en casi una comida y tuvimos que dejar el experimento para otra semana.


La Taberna del Mercado

Gran Via 10
El Mercado de la Reina

Gran Via, 12

Compartir en:

Crónica económica te recomienda