Pristino, el aliado de los buenos propósitos

14 de enero de 2022

Comenzamos nuevo año y con él nuevos propósitos. Y en ese contexto, Prístino se convierte en el lugar perfecto al que acudir estos días al ser el refugio y templo de la comida saludable. La propuesta gastronómica de este restaurante es volver a los orígenes y al trato excelso al producto marcado por su máxima calidad.

Compartir en:

La propuesta gastro de Prístino consiste en platos clásicos, marcados por sabores de toda la vida, en los que se combinan la tradición madrileña con técnicas de cocina modernas. Un espacio único, en el que dejar por unas horas de lado el ajetreo de la capital y sentir que se para el tiempo para solo disfrutar. Durante el invierno, las verduras de temporada son las grandes protagonistas de algunos de los platos más suculentos de esta estación que están presentes en este restaurante.
Platos con las verduras más frescas con los que saborear lo mejor de la gastronomía y estrenarnos por todo lo alto. Los comensales que se acerquen hasta este establecimiento podrán optar por elaboraciones fuera de carta como cardo a la navarra o guisantes con jamón. Ya en la carta encontramos puerros a la brasa, alcachofas confitadas o verduritas a la brasa compuesta por tirabeque, calabacín, zanahoria, brócoli y coliflor. Otro de los platos en la carta es el tomate madurado en el local recuperado de una semilla autóctona de Madrid.

Este restaurante del centro de la capital basa su cocina y lo que se cuece en sus fogones en esa esencia de los productos, en lo primigenio del hecho de comer, en lo prístino. Bajo una luz cálida y en ambiente distinguido que te hace sentir en un lugar donde lo selecto cobra sentido, este restaurante da la bienvenida a sus comensales con un trato exquisito consciente de que el ritual de salir a comer o a cenar empieza en el mismo momento en el que cruzas el umbral de un establecimiento. El término ‘prístino’ se refiere a lo que se mantiene inalterado, puro, tal como era en su forma primera u original. Vuelta a la forma de toda la vida pero, adaptada en su ambiente al gusto de hoy. Una palabra que define a la perfección el sentir de este establecimiento y lo que cada día persigue en sus fogones: volver a los orígenes de la cocina madrileña, para disfrutar como antes de los sabores que nos hacen únicos.

Esta ‘Casa de Comidas Contemporánea’ ha convertido esa comida tradicional en contemporánea, apta para todas las décadas, modas y años. Una cocina que nunca falla porque alude a lo más profundo y particular de cada comensal: el sentido del gusto. Cada uno tiene un gusto pero todos compartimos el sentido del buen comer, de los productos de calidad y de esa cocina que por un momento nos traslada a esos platos que se hacen desde generaciones atrás y que es el mejor legado que puede tener la cultura española.

Prístino abre sus puertas por primera vez a finales de 2019. Ubicado en el número 8 del Paseo de Eduardo Dato, este restaurante se encuentra en uno de los edificios más históricos y clásicos del distrito de Chamberí. El escenario perfecto donde disfrutar de la experiencia culinaria que ofrece este establecimiento cargado de tradición y esencia. Prístino cuenta con espacio preparado para acomodar a 114 comensales en el interior y 36 más en la terraza, donde sorprender a los invitados en un ambiente exclusivo, cálido y elegante

Este restaurante elabora sus platos con un claro objetivo: ofrecer siempre un producto de primera calidad y disfrutarlo en un ambiente elegante, acogedor, cálido y agradable. Un espacio acogedor en el que el tiempo va más despacio, donde poder dar rienda suelta a tu paladar saboreando las recetas más tradicionales de la comida madrileña.

Pristino
Paseo de Eduardo Dato, 8

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda