Gasparini apuesta por el crecimiento de sus “bacaros”

04 de marzo de 2022

Abrir tres sedes en dos años y medio es un ritmo infrecuente en este sector de la gastronomía, pero a veces algún “loco” lo consigue y triunfa. Ester podria ser el caso de solo Fabio Gasparini que en ese tiempo ha logrado hacerlo. ¿Razones? Probablemente varias : el talento de su chef, la profesionalidad del equipo, la calidad de las materias primas y la buena gestión.

Compartir en:

En esta ocasión el nuevo italiano repite ubicación con otro local del grupo, porque este nuevo “bacaro” se encuentra en La Latina, junto a otro de los hermanos del grupo, La Malaje, en el local que en su época hizo famoso El Cosaco un restaurante con más de 50 años de historia y al que han querido homenajear con una creación especial.

Porque en general, la carta de los tres bacaros tiene los imprescindibles con los que Fabio Gasparini se hizo su sitio en Chamberí, pero cada uno de ellos tiene su encanto, sus fuera de carta -que cambian según la temporada- y su plato especial. En este, el guiño está dedicado a ese antecesor y se llama Tagliatelle con salmón y vodka, que además se sirve con un chupito de esta bebida bien fría. De los entrantes de La Latina no hay que dejar pasar el Carpaccio de picaña madurada 40 días de Discarlux, servido con alcachofas, rúcula y parmigiano reggiano. Infalible es también su plato estrella los Spaghetti alla carbonara originale y otras recetas como los Paccheri al ragu, los Gnochi al pesto o cualquiera de sus casi 15 pinsas, que son especialidad de la casa, hechas de manera artesanal con masa madre, una mezcla de harinas de trigo, arroz y maíz aceite de oliva, una fermentación de hasta 72 horas y diferentes ingredientes como la Scamorza ahumada, calabacín y pesto, Mortadella y burrata o la Pinsa picante El Bacaro, con tomate, mozzarella, tomates cherry, ‘nduja, que es un embutido picante como el salami, que por cierto, también lleva. Una opción para valientes de buen paladar. Para aliviar ese ‘fuego’ están sus más de 30 referencias de vinos italianos, vermuts y cócteles típicos venecianos como Aperol Spritz, Negroni y Bellini, y unos postres caseros a los que siempre hay que hacerles un sitio, como la Tarta tres quesos, el Tiramisú servido en taza o la Panna cotta con miel de trufa.

En cuanto al ambiente de este local, también decorado por AM Estudio, está inspirado en la ciudad natal del chef (Venecia), intentando evocar sus colores palaciegos y toques dorados. Las paredes lucen el acabado brutalista del estuco y tienen apliques diseñados a medida. La personalidad y el color cobran protagonismo con el azulejo de la barra que, junto a la vegetación, aportan frescura al restaurante. Sencillez y elegancia en contraposición con un papel pintado que recuerda a los antiguos arlequines venecianos. Destaca el mural del salón privado que evoca un fresco al óleo representando una boda ortodoxa.

 
El Bacaro de Fabio Gasparini

Plaza de la Paja, 2.
Tel. 91 039 04 57
El local tiene capacidad para 34 comensales en el salón, 48 en la terraza de la amplísima plaza y 14 en un reservado. El precio medio en carta es de 25-30 € y abren de lunes a domingo en horario continuo de 12:00 a 00:00 horas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda