Amar Barcelona se inaugura esta semana

22 de abril de 2022

Amar Barcelona, el nuevo restaurante de El Palace Barcelona y Raza Zafra, abrirá el próximo 26 de abril con la voluntad de apostar por un modelo en el que historia y modernidad evolucionen en paralelo.

Compartir en:

El restaurante, que toma el nombre del amor por la ciudad del cinco estrellas más antiguo de Barcelona, así como de la pasión de Zafra por los productos del mar, basará su concepto en el prestigio de los ingredientes y la calidad de la cocción, así como en el confort del espacio y la elegancia de El Palace Barcelona, todo ello con un toque fresco, joven, renovado, que fluye y que no pesa al que lo disfruta. Con la gestión de este nuevo restaurante, Zafra quiere “aportar una cocina honesta, basada en la calidad del producto, apostando por la ‘casualización’ del lujo en un entorno único y elegante”.
La carta de Amar Barcelona lleva el sello de Zafra y el de su amor por el mar con productos fetiche para Zafra como el caviar y las ostras, pero también con guiños a los clásicos que formaron la carta del que fuera el Ritz de Barcelona, hoy El Palace Barcelona, o a la cocina tradicional catalana. Las cocciones van desde el crudo al marinado, sin olvidar salazones, vapor, fritos y guisos hasta llegar a la parte más extensa de la propuesta, protagonizada por las brasas. Los productos, en los que estacionalidad, temporada y origen son conceptos fundamentales, se sitúan en el eje central de las recetas.

La carta de vinos, asesorada por Quim Vila, propietario de Vila Viniteca, es extensa y sus referencias están expuestas en una gran vinoteca que preside la sala, mientras que la selección de postres, fruto de la colaboración entre Víctor García y Francisco Zafra, busca recuperar clásicos, utilizar cocciones más cortas y rebajar el azúcar para obtener texturas más ligeras.
Una de las claves de Zafra es contar con sus compañeros de viaje, sus socios Anna Gotanegra y Ricardo Acquista, que participan junto al equipo El Palace Barcelona tanto en la gestión como en la parte creativa del proyecto, creando una columna vertebral firme para Amar Barcelona.

Tanto el chef Gonzalo Hernandez como el subchef Victor Garcia son personas de la total confianza de Zafra, que llevan más de 9 años trabajando con él en diferentes proyectos como Estimar, Tickets, Heart, Els Brancs y Cala Jondal. Lo mismo ocurre con Pablo Wübbe en la sala y como no, con la importante figura de Pol Perelló, encargado de la puesta en marcha del restaurante y que lleva más de 20 años trabajando junto a Zafra en diferentes proyectos, desde que se conocieron en El Bulli.

Por otro lado, el proyecto de interiorismo de Amar Barcelona, realizado por Elena Prats y Eva Pous, nace de la voluntad de conjugar la tradición de un edificio histórico como El Palace Barcelona con matices coetáneos y actuales. Así, con el objetivo de poner en valor la historia de uno de los espacios más emblemáticos de Barcelona, se utilizan diferentes tonalidades de azul con elementos dorados, colores ambos que evocan entornos lujosos y palaciegos. Dos enormes lámparas de lágrimas originales conviven con luminarias muy arquitectónicas, cuyas estructuras minimalistas incorporan un contrapunto de modernidad al conjunto. El mobiliario, articulado a partir de la barra rectangular que preside la sala, puede modularse en función de las necesidades de los comensales. El acceso al restaurante se realiza mediante un túnel completamente dorado flanqueado, en una de sus paredes, por vitrinas de joyería que exhibirán las auténticas joyas de Amar Barcelona: el excepcional producto con el que Rafa Zafra elabora sus recetas. Al otro lado de las vitrinas, se abre un espacio privado con capacidad para diez comensales.

Además, durante los primeros meses de apertura, el restaurante contará con esculturas de la serie “Infancia robada” del artista vasco Íñigo Manterola en algunas de las mesas. Elaboradas en acero inoxidable recreando formas realcionadas con el mar, a través de ellas el artista eleva el dibujo infantil y el titubeo del trazo a las tres dimensiones. Íñigo Manterola exhibe también piezas de sus colecciones “Tránsitos” y “Paseos por el soporte” que, una vez más, tienen al mar como protagonista, en el hall del hotel hasta el 5 de septiembre.


Rafael Zafra, chef sevillano que ha vivido la cocina desde pequeño, de la mano su familia, que se encargaba de la antigua Posada de Alcalá, estudió en la Escuela de Hostelería de Sevilla Heliopolis y completó su experiencia trabajando en las cocinas de grandes chefs como Tristán en Mallorca y Arzak en San Sebastián, además de haber cursado varios seminarios de pastelería con Paco Torreblanca. En la Hacienda Benazuza inicia su relación con los hermanos Adrià, circunstancia que marca un punto de inflexión en su carrera. Con tan solo 26 años de edad, ganó y conservó dos estrellas Michelin y 2 soles en la guía Repsol. En 2010, colaboró con los Adrià en la apertura y desarrollo de sus nuevos locales en Barcelona y ese mismo año, se convierte en asesor gastronómico de hoteles Oasis, trabajando en España y Cancún. Actualmente dirige Estimar, su proyecto más personal, tanto en Barcelona como en Madrid, así como Casa Jondal en Ibiza. Su nuevo proyecto para 2022, el nuevo restaurante de El Palace Barcelona, junto a Anna Gotanegra y Ricardo Acquista.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda