Libros

Cuando giran los muertos

Ignacio del Valle, antes de esta novela, se había dado a conocer con abundantes obras de intriga y de corte histórico. Ahora con “Cuando giran los muertos”, con la que ha ganado la 53 edición del premio de novela del Ateneo de Sevilla, presenta una narración en la que se conjuga la historia y la intriga política y policiaca y que tiene un argumento poco frecuente, ya que trata de los exiliados republicanos en México y de los esfuerzos del régimen de Franco para establecer unos parámetros más positivos con respecto a España.

por Redacción Ocio

Volver a casa

Relato muy agradable con un argumento que según se va avanzando en la lectura adquiere cada vez más valor. En principio es todo muy simple: una chica turca, Nunu, que sale de Estambul y primero va a estudiar a Londres y más tarde va a Paris, aunque allí realmente no estudia.

por Redacción Ocio

La media luna de arena

Fausto Vitaliano (Olivadi, Calabria, 1962) es un personaje polifacético, siempre implicado en el mundo del arte y de la literatura, que con La media luna de arena entra en el mundo de la novela policiaca con una cierta autoridad. Su personaje central es Gori Misticò. Ya en Italia ha publicado la segunda de la serie.

por Redacción Ocio

Gancho ciego

Una novela policiaca y hasta de género negro, ya que la vida de los delincuentes es una parte importante de la narración, toda ella transcurre en un puerto, que aunque no aparece él nombre es de suponer que Antonio Flórez Lage (A Coruña 1977) se ha inspirado en Las Palmas, ciudad en la que vive.

por Redacción Ocio

El nuevo Reina Sofia, abre sus puertas

Desde esta semana la nueva presentación de la Colección del Museo Reina Sofía está a disposición de los visitantes A lo largo de su aún breve historia, de poco más de treinta años, ha habido varias reordenaciones parciales de la misma, algunas veces acotadas a determinadas salas o proponiendo nuevas lecturas de autores o periodos.

por Redacción Ocio

El método Catalanotti, un nuevo Camilleri

Un Camilleri en estado puro, con los personajes de siempre, y con la misma fuerza de siempre y con ese fondo sensual tan propio de él, que no llega a ser burdo y que es compatible con el humor que recorre a todo el libro y no solo cuando interviene el singular Catarella.

por Redacción Ocio