Restaurantes

Rocachoo, en San Isidro, se rinde al rabo de toro

El restaurante Rocacho se apunta a las fiestas del patrón y en su carta encontraremos, desde el 5 de mayo, tres propuestas con el rabo (de buey, eso sí) de la finca de José Gordon: unas gyozas, unos baos y su chotis madrileño de rabo de buey, el tradicional guiso de la Madrid pero con una original presentación y, claro está, con la carne de rabo del bovino castrado, en vez de con la del toro.

Redacción Ocio

Tonkatsu, un sándwich muy japonés que esta muy de moda

La tradición culinaria japonesa se ha convertido en los últimos años en un referente dentro del panorama gastronómico internacional. Con variedad de propuestas e infinitas posibilidades, la comida nipona ha sabido adaptarse a los gustos occidentales, incluyendo con cautela parte de su esencia histórica al mismo tiempo que recogen las ideas de otras culturas.

Redacción Ocio

Moemia, nueva carta y muchos cócteles

La taberna viajera de los hermanos Sergio y Roberto Hernández, Moemia, situada en el 8 de la Avenida de los Andes, incorpora nuevas recetas para sorprender a sus comensales con un viaje gastronómico que despega con guiños castizos de su Madrid natal y aterriza en un encuentro con platos de los países que les han visto crecer como cocineros como Singapur, Malasia o Perú.

Redacción Ocio

Nuevas jornadas del atún rojo

Cuando unas jornadas gastronómicas se celebran durante 9 años, es porque a la gente le gustan… y si a la gente le gustan, será porque se hacen de maravilla, ¿no? En cuidar el trato, el tirado de cañas en barra, clavar el chup chup de cada plato de la carta o del menú y, sobre todo, en la elección del mejor producto de temporada, sin duda son expertos en el Restaurante Ponzano y sus recurrentes Jornadas del Atún Rojo no podían ser menos. Esta fiesta gastronómica, que es ya una institución en el barrio, vuelve a la emblemática casa de comidas desde el viernes 13 de mayo al domingo 3 de julio.

Redacción Ocio

Bar de Fuegos, un balance casi perfecto

Bar de Fuegos es el resultado de materializar un concepto en su máximo esplendor: el fuego. Su carta es bastante amplia, al igual que variable e innovadora, por lo que siempre habrá razones para volver. Tanto si apetece más tomar algo en la barra de manera más desenfadada como si se prefiere entrar en el comedor, las cálidas sensaciones del lugar no dejan indiferente.

Redacción Ocio