SECTOR SEGUROS: ligero optimismo

24 de enero de 2022

“Los efectos negativos de la reapertura económica sobre la siniestralidad de algunos seguros como los de Autos, Vida o Salud tienden a corregirse por lo que el panorama de la rentabilidad de las entidades aseguradoras continúa siendo favorable, a pesar del efecto que pueda tener el repunte de la inflación en el corto plazo”, señala Ricardo González, director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación del Servicio de Estudios de la aseguradora.

Compartir en:

En el caso concreto de España, la escasez de suministros seguirá ralentizando los niveles de producción en determinados sectores de actividad, como es el caso del automovilístico. No obstante, los expertos de Mapfre Economics esperan que la situación mejore en los próximos meses, “lo que puede ayudar a recuperar el negocio de los seguros de Autos que viene sufriendo esta situación y que puede estar generando una demanda embalsada que se traduciría en mayores crecimientos en esta línea de negocio cuando se normalice la situación de este sector”.
Mientras las primas de los seguros de Vida ahorro y rentas vitalicias tradicionales todavía quedan lejos de los niveles precrisis, Vida riesgo puede verse beneficiado de una mayor sensibilidad al riesgo de fallecimiento de hogares y empresas a consecuencia de la pandemia.

Las disrupciones en las cadenas de suministros (aunque comienzan a mejorar) continuarán afectando de manera particular al sector automovilístico, lastrando
las nuevas matriculaciones y repercutiendo de forma negativa en el negocio de los seguros de Autos, situación que puede revertir a lo largo del año, teniendo en cuenta la previsión de crecimiento económico y la existencia de una cierta demanda embalsada ante esta situación.El negocio para los seguros de Vida vinculados al ahorro continuará marcado por el entorno de bajos tipos de interés, a pesar del inicio de un cambio de orientación de la política monetaria del Banco Central Europeo, hacia una retirada gradual de los estímulos extraordinarios aplicados a consecuencia de la pandemia, centrado en la reducción del programa de compras netas de bonos.

En los Estados Unidos, el ajuste de la política monetaria será más rápido y está previsto que, además, implique subidas de los tipos de interés e incluso un proceso de reducción del balance de la Reserva Federal. La renta variable sigue percibiéndose como una alternativa para protegerse contra el repunte de la inflación en un entorno de tipos de interés reales negativos, lo que está favoreciendo el desarrollo de los productos de seguros de Vida en los que el tomador asume el riesgo de la inversión.
«Sin embargo, el panorama es algo más complicado para este tipo de seguros en el que las entidades aseguradoras deberán ir adaptando sus productos a un nuevo entorno de tipos de interés libres de riesgo y de primas de riesgo en la renta fija algo más tensionados, así como a una mayor volatilidad en la renta variable», advierte el informe de Mapfre Economics.

En América Latina, una desaceleración acusada de la economía puede traducirse en un menor crecimiento de la actividad aseguradora. No obstante, las subidas de tipos que se están produciendo en algunos de estos mercados (como es el caso de Brasil y México), han generado un entorno más favorable para el desarrollo del negocio de Vida vinculado al ahorro y de rentas vitalicias tradicionales.
Otros países, como Turquía o Argentina, no tendrán este impulso, al haber implementado políticas monetarias menos ortodoxas, profundizando en una situación de tipos de interés reales negativos.

En España, donde Mapfre Economics vaticina un crecimiento del 5,5% del PIB en el escenario optimista y de menos de la mitad en el pesimista, crecerá la demanda de productos de Seguros Generales, especialmente Salud y Multirriesgo Particulares, limitando el deterioro adicional de Autos y acelerando la venta del resto de ramos cíclicos. Las primas de Seguros Generales crecerán el 4%, del que dos terceras partes proceden de los ramos acíclicos (Salud y Mutirriesgo Particular) y el resto, de los ramos cíclicos (Multirriesgo Comercial, entre otros). Y Autos dejará de lastrar el crecimiento. En Vida, donde Mapfre Economics esperaba en 2021 una caída del 7% en Vida Ahorro y ha crecido el 9,1% (frente al 3,5% de Vida Riesgo), la curva de tipos seguirá baja y la producción aseguradora y la demanda encontrarán pocos incentivos hacia adelante, al menos hasta 2023/2024 (cuando se prevé la normalización monetaria).
Los expertos de Mapfre Economics auguran una caída del 4,6% en las primas de Vida Ahorro, y un porcentaje similar de descenso en el ramo total.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda