Las aseguradoras endurecen las pólizas a empresas

13 de diciembre de 2021

El colapso de los puertos y el embotellamiento logístico derivado del covid trastoca el aseguramiento del transporte y de la carga atascada en tránsito. La situación se está traduciendo en subidas de las primas, una reducción en la capacidad de aseguramiento porque hay menos apetito por parte de las aseguradoras para determinados riesgos y las empresas tropiezan además con la imposibilidad de cubrir ciertas eventualidades que deben atender más que nunca vía reaseguro, con provisiones de fondos o, incluso, replanteándose algunas decisiones.

Compartir en:

El ejemplo más claro se deriva de los retrasos. Las pólizas de transportes cubren daños provocados por eventualidades como que se moje la carga, se golpee el contenedor, se hunda el buque o se incendie el camión, pero no se hacen cargo de la pérdida de calidad, por ejemplo, en productos perecederos por los retrasos en las entregas.
Entre las coberturas sometidas a ajustes por los atascos logísticos figuran también las cláusulas de tránsito que aseguran las mercancías durante un trayecto de hasta 60 días. Pasado ese plazo ya no hay garantía y eso mueve a prescribir también extensiones en las coberturas.

Un tercer supuesto son los límites asegurados para la carga de los barcos, ya que ahora se aprovecha la capacidad de los megabuques para transportar muchos más contenedores multiplicando el riesgo y las necesidades de aseguramiento.El fuerte embotellamiento ocasiona, en síntesis, un endurecimiento en las condiciones de aseguramiento y podría ir para largo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda