Análisis de la sanidad privada tras un año de COVID-19 

13 de abril de 2021

Este miércoles se celebró el Día Mundial de la Salud, una jornada que trata de concienciar a la población sobre los problemas de salud a nivel global y que se ha vuelto todavía más importante en tiempos de COVID-19. El comparador de seguros Acierto.com aprovecha la cita para analizar la situación actual tras un año de pandemia, las necesidades actuales, así como el papel que tiene y ha tenido el sector asegurador.

Compartir en:

De esta manera, el año 2020 ha sido un año especialmente devastador para la industria de la salud, la más afectada por la crisis del coronavirus. Al número de fallecidos hay que sumar el estrés al que se han visto sometidos los profesionales, así como la paralización del resto de consultas y operaciones.

Crece la contratación de seguros privados
Y precisamente esta saturación de la sanidad pública ha impulsado el interés y la contratación de seguros privados en torno al 5%, según los datos que maneja Acierto.com. En concreto, el 2020 cerró con 11 millones de asegurados en España, lo que supone un 23,4% de nuestra población. Por comunidades autónomas, Madrid es la que más adscritos al seguro de salud ha ganado, seguido de Ceuta y Melilla, y Cataluña.
Además, casi el 30% de aquellos que no tienen un seguro médico, pretenden contratarlo a corto plazo. La razón principal para hacerlo es esquivar los tiempos de espera de la sanidad pública.
Todo a pesar del incremento del IVA sanitario, que acabará repercutiendo en el cliente y encareciendo las primas; así como la actual crisis económica que ha traído aparejada la pandemia. De hecho, este tipo de coyunturas económicas históricamente han frenado la demanda de seguros de salud.

Aseguradoras que incluyen la prueba de antígenos
Pero, ¿qué aporta exactamente contar con un seguro de salud en estos momentos? En concreto, este tipo de pólizas no solo permiten esperar la saturación generada por la COVID, sino que reducen los tiempos de espera en términos globales. Por ejemplo, en circunstancias normales el tiempo de espera para pruebas diagnósticas en la Seguridad Social es de 47 días, mientras que en la sanidad privada es de ocho. Muchas pólizas, asimismo, cuentan con atención dental, dan acceso a prestigiosos centros hospitalarios y cuentan con programas de prevención para diferentes patologías.
Las pólizas también permiten acceder a pruebas específicas para el coronavirus. Algunas aseguradoras como Sanitas permiten a sus asegurados acceder al test de antígenos de manera gratuita, incluso sin que el paciente presente síntomas. En cualquier caso, la mayoría lo incluyen siempre y cuando lo suscriba un médico del cuadro médico, algo que ocurre cuando efectivamente la persona presenta síntomas.

Contra la pandemia de enfermedades mentales
Por otra parte, los expertos apuntan a una inminente pandemia de enfermedades mentales, otra consecuencia de la situación sanitaria actual. La incertidumbre laboral, la falta de contacto social, el aislamiento, las restricciones de movilidad son situaciones que han disparado los riesgos. “Además, más de la mitad de los pacientes que han sufrido el COVID experimentan secuelas psicológicas”, apuntan desde el comparador Acierto.com.
No obstante, en términos generales, la pandemia y el confinamiento han generado un incremento de la ansiedad, la depresión y el estrés postraumático. También de los problemas de insomnio, agotamiento mental y aislamiento social. Por no hablar del estrés al que se ven sometidos los sanitarios diariamente. Desgraciadamente, en la sanidad pública tocamos a menos de cinco psicólogos por cada 100.000 habitantes.

En este punto, contar con un seguro de salud también puede resultar muy útil. La mayoría de aseguradoras cuentan con un amplio cuadro de profesionales especializados en Psiquiatría y Psicología. No obstante, existen algunas limitaciones relacionadas con el número de sesiones a las que se puede acudir, etcétera. De ahí que mirar el condicionado antes de contratar cualquier póliza sea imprescindible. También por las exclusiones que pudiera haber.
Además y aunque muchas ya lo hacían, la mayoría de compañías han implementado o mejorado sus sistemas de telemedicina y teleasistencia con el objetivo de que sus pacientes se sientan más cómodos.

La actuación del seguro
Para acabar, cabe comentar la actuación del seguro durante la pandemia. Por ejemplo, más de 100 aseguradoras aportaron 37 millones de euros para crear un seguro de vida colectivo que cubre el fallecimiento directo de quienes cuidan de la salud de los ciudadanos en la presente crisis. El seguro incluye un subsidio de hospitalización y un capital de 30.000 euros por fallecimiento.
Los centros hospitalarios privados asumieron el 19% de los pacientes hospitalizados con coronavirus y el 10% de los ingresos en UCI; y la coordinación con los centros públicos ha sido fundamental. Las compañías también han ofrecido asesoramiento gratuito a sus clientes para sobrellevar la cuarentena de forma saludable.

Otras aseguradoras decidieron alargar la duración del seguro para aquellos clientes que no hubieran tenido percances con su vehículo durante el confinamiento.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda