Un 39 % de los españoles contratará un seguro de vida en 2021

13 de julio de 2021

La pandemia de la Covid-19 ha provocado el mayor exceso de mortalidad de la historia de España desde que existen registros. Como consecuencia de ello, un estudio de Capgemini revela que cuatro de cada diez españoles contratarán un seguro de vida en 2021, un 14 % más que antes de la pandemia.

Compartir en:

“La pandemia, desgraciadamente, ha traído mucha incertidumbre y muertes, lo cual favorece que se contraten este tipo de seguros”, asegura González, abogado del despacho Sanahuja Miranda, quien señala que, de la misma manera, se ha apreciado “un aumento de la contratación de seguros de salud”. En este sentido, el jurista advierte también de que, a pesar de que todavía se desconocen los datos, “es previsible que durante la pandemia hayan aumentado también las renuncias de herencias”, por no poder asumir los costes derivados de su gestión y saneamiento de sus deudas y obligaciones, como el impuesto de sucesiones.

"Esto también favorece la aparición de los seguros de vida, que son salvavidas en estas ocasiones, pues al ser independientes de la masa hereditaria (el beneficiario sigue siéndolo, sea o no sea heredero) es una forma de evitar la renuncia de las herencias o a las hipotecas que las gravan”, señala González. Además, según indica, “el exceso de muertes no ha sido consecuencia solamente del virus”, ya que los servicios hospitalarios se han degradado durante la pandemia. En este sentido, los informes de la OMS alertan de la interrupción de muchos tratamientos y su implicación en el exceso de mortalidad registrado.

“El funcionamiento de un seguro de vida es simple”, señala el jurista, “como otros seguros, el contratante paga una prima para que, al darse un supuesto objeto de cobertura, en este caso la muerte, la compañía indemnice al beneficiario”. La cuantía de la indemnización varía en función del tipo de póliza que se contrate y el precio de las primas, tal y como apunta el abogado, dependerá del “estado de salud y el cuadro médico del asegurado”. De este modo, las aseguradoras “cobran más en función del riesgo de defunción del cliente”.
Este riesgo se ha redefinido durante la pandemia, explica el jurista, ya que han aumentado los supuestos en los que un cliente se considera de riesgo, aunque por lo general, según indica el abogado, “la mayoría de los seguros han cubierto los fallecimientos por la Covid”.

Sin embargo, González apunta a que “no en todos los casos ha sido así”. “Durante este último año y medio nos hemos encontrado con problemas en seguros de vida que contenían cláusulas de exclusión por pandemia”. “También ha habido problemas con personas que en su momento no incluyeron en el cuestionario de salud cuestiones que les hacen ser pacientes de riesgo en caso de contraer la Covid-19”, apunta el abogado.

Otra de las dificultades que plantean los seguros de vida es que, en ocasiones, los propios familiares desconocen su existencia. “Para ello, se creó el Registro de Contratos de Seguro de fallecimiento, para poder localizarlos directamente por los interesados o terceras personas, así como por mantener la seguridad jurídica”, explica González
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda