2021, la consagración del mundo crypto

18 de diciembre de 2021

El 2021 ha sido el año de la consagración del mundo crypto y de la finanza descentralizada y con el paso de los meses ha crecido el reconocimiento institucional y las noticias que confirman el interés mundial por esta revolución, que ha desencadenado diferentes hitos que Emanuele Giusto Kantfish, autor del libro Crypto Jungla.

Compartir en:

El Low Cost Llega a las Finanzas, destaca. Bitcoin y Ether han superado el récord de valor, El Salvador ha sido el primer estado del mundo que ha declarado bitcoin como moneda de curso legal, bitcoin entró en el Nasdaq a través de la plataforma de intercambio Coinbase, la SEC estadounidense aprobó los primeros ETF de bitcoin, también los bancos españoles han tenido luz verde para la comercialización de las cryptomonedas, el mercado crypto tocó los tres billones de dólares superando a Apple, bitcoin se ha puesto en la sexta posición de los asset más grandes del mercado mundial por delante de Tesla y Facebook, y más de 200 millones de personas han utilizado cryptomonedas en 2021. Además, Europa se ha convertido en el cryptomercado más grande del mundo, España es la quinta cryptopotencia de Europa, el mercado DeFi, finanza descentralizada, ha tocado su máximo volumen total TVL (Total Value Locked) de 260 billones de dólares, y los nft han superado los 16,3 mil millones de dólares en 2021. Estos son algunos de los momentos y datos más decisivos del año 2021.

Aún así, para Kantfish, el bitcoin y el mundo crypto en la opinión pública resulta todavía oscuro: “se habla de especulación, volatilidad, los enormes riesgos y las historias de beneficios estratosféricos, pero en realidad, el mundo crypto es una gran oportunidad para reestructurar estratégicamente la sociedad para que sea más eficiente y, eventualmente, más justa”. El gran éxito del mundo crypto proviene de algo muy concreto que está en la base de esta revolución social. Para entender a fondo el fenómeno es importante hacerse unas preguntas básicas como ¿por qué ha nacido bitcoin?, ¿por qué ha crecido exponencialmente la revolución fomentada por Ethereum?, ¿por qué está explotando el mundo NFT? o ¿por qué el DeFi es tan atractivo?

“Observando y analizando las dinámicas y los datos del fenómeno crypto, como corresponsal desde el corazón de la CryptoJungla, he podido entender desde cerca que la tecnología innovativa de bitcoin primero, la de Ethereum después y de todas las otras blockchain como Solana, Terra, Avalanche, BSC, han nacido para resolver problemas crónicos de nuestro actual sistema”, reconoce Kantfish.

Bitcoin ha nacido como un anticuerpo, no como un virus

El problema de la inflación y los efectos del poder gubernamental sobre la política monetaria han sido la semilla, pero la gran novedad ha sido la creación de un ecosistema donde es fácil intercambiar valor, multiplicarlo y permitir una redistribución capilar y global. El mundo crypto ha roto las fronteras para crear un mundo sin burocracia, sin necesidad de intermediarios y transparente; “y lo ha creado sin permiso, sin ayuda, sin financiación de los bancos o pública”, destaca el autor. En el mundo actual, basado en la burocracia del trabajo, en la jerarquía, en la estructura piramidal donde la oligarquía, tanto en los Estados como en las corporaciones, decide para todos, el mundo crypto ha implementado un sistema que promueve el prosperar de sistemas de decisión colectiva, rápidos y de inmediata eficacia. “Crypto representa un sistema estructuralmente democrático. Los códigos de bitcoin y de las blockchain descentralizadas son open source, de código abierto y la colaboración mundial, sin necesidad de coacción, de supervisión, ha creado y mantiene actualizado constantemente un sistema que crece exponencialmente y que sobre todo funciona más allá de todas las previsiones”, asegura Kantfish”.

La revolución crypto

Muchos definen la revolución crypto como algo tan importante como la imprenta, la rueda o el mismo internet. Para el autor, “el pueblo crypto es el más heterogéneo culturalmente, global, sin identificaciones geográficas y sin fronteras que haya existido nunca. Una entidad económica que se convirtió en 2021 en la más grande del mundo, superando la corporación número uno, Apple, o estados como Reino Unido”.
El motivo de base, la semilla inicial del nacimiento del movimiento crypto ha sido resolver el problema de la inflación y del control gubernamental sobre la moneda. Lo que se desarrolló con los años fue un sistema que permite adaptar esta tecnología a todo tipo de proyectos. Así nació Ethereum con los smart contract y los nft que se pueden considerar el núcleo de base del cambio de paradigma que marca nuestra época. Los nft crean un nuevo sistema que permite dar valor a todo y ejecutar los contratos entre personas, para intercambiarlo, de forma rápida, automática, sin necesidad de la aprobación de un tercero, basado en transparencia absoluta donde todos los movimientos están registrados en la blockchain y son públicos. El sistema de esta forma permite aplicación en cada sector: público o privado, y en cada industria.

Kantfish analiza cómo se rige el sistema actual: “ha creado un mundo productivista, se produce sin control como si esto fuera el fin último de la humanidad. Producir. A costa de todo, del ambiente, de la calidad de nuestra misma vida. A costa hasta de nuestra misma existencia como especie. Pandemias de depresión donde el Prozac y fluoxetina son las drogas más vendidas, obesidad, obesidad infantil, inflación, pérdida de poder adquisitivo, aumento de los bullshit jobs, trabajos inútiles. 5 millones de estadounidenses dejan el trabajo cada mes. En los próximos años la inteligencia artificial y el progreso tecnológico dejarán patente la inutilidad de la mayoría de los trabajos. En Reino Unido el 30% reconoce que hace un trabajo completamente inútil”.

¿Qué respuesta ofrece el sistema actual?

La redistribución es una necesidad. Y el mundo crypto está demostrando una posibilidad. Hasta juegos como Axie Infinity lo evidencian.
El mundo crypto ha nacido para encontrar una solución sistémica “antifrágil”. Es un pueblo que no cree en la eficacia del actual sistema oligárquico que decide en detrimento de la calidad de vida de la mayoría. Un sistema actual productivista extremadamente polarizado donde el 1% tiene como el 99%. Un sistema que no tiene la capacidad de decidir en un momento tan importante como lo fue la cumbre mundial Cop26 de Glasgow sobre el clima. Un sistema donde ya nadie tiene el poder, tal como escribe Moisés Naím en “El fin del Poder”. El sistema actual se enfrenta a sus límites y hay muchas luces de alarma encendidas.

El modelo low cost ha llegado a las finanzas

Si low cost en el sector de la aviación civil y luego en muchos otros sectores de nuestra sociedad ha significado innovación tecnológica y democratización, esta misma dinámica de innovación y democratización ha llegado al último baluardo de nuestro sistema: las finanzas. Hoy, con el mundo crypto, para acceder al mundo financiero es suficiente tener un móvil con conexión a internet.
Dos tercios del mundo, que no tienen acceso a una cuenta en un banco, pueden participar de la finanza mundial, sin umbrales mínimos de participación y sin necesidad de intermediarios.
En la DeFi, finanza descentralizada, cuando inviertes apuestas en proyectos concretos que resuelven problemas concretos de la población. Invirtiendo eres parte del proyecto mismo y tienes la responsabilidad de votar las decisiones importantes. También recibes beneficios del mismo proyecto en términos de valor de tus token, pero también en términos de redistribución de los beneficios. Es el caso del yield farming, una de las formas más exitosas de inversión del mundo crypto.

En el mundo crypto el modelo Dao, decentralized autonomous organization, tiene una estructura operativa distribuida. Las decisiones son colectivas. Los beneficios se reparten a través de los token.
En el mundo crypto las empresas no están construidas como una pirámide, donde la oligarquía, elegida no por votación popular, sino “a dedo”, decide para todo el mundo.

Crypto es la evidencia también de una fractura generacional

El fenómeno crypto nace de los Millenials. Los que consideraban como unos frikies - todo el día jugando a los “videojuegos”- han cambiado el mundo. Los baby boomers que han gestionado el mundo exprimiéndolo bajo la religión del productivismo no han dejado espacio a las nuevas generaciones. Paro, polarización, peor poder adquisitivo, aumento de la competitividad, de la soledad, de la antisocialidad. Un mundo tóxico con el que las nuevas generaciones no se identifican. La respuesta de los Millenials es contundente y han creado sin pedir permiso un nuevo mundo virtual donde los baby boomers están fuera de juego por falta de conocimiento tecnológico. Las nuevas generaciones hablan un nuevo idioma incomprensible para sus padres y que se propaga con los dedos, no con la voz.

El mundo crypto pide de manera firme una reglamentación

La CryptoJungla vive hoy en día las deformaciones de un Océano lleno de piratas y de peligros. Pero también es un mundo que ha crecido y ha funcionado con un orden exacto, que no ha necesitado imposiciones y poderes superiores. No ha dado muestra de ser un caos, todo lo contrario; se ha organizado de la manera más performante con un crecimiento récord, disruptivo, histórico”, analiza el autor de Crypto Jungla. El Low Cost Llega a las Finanzas.

“El mundo crypto lanza preguntas trascendentales, tales como ¿la vía del control absoluto es una vía a seguir? y lo que propone el mundo crypto es la transparencia, no el control. Todo es público y todo el mundo participa. No hay una oligarquía decidiendo. Es un mundo hipercapitalista, constructivo y colaborativo. Tanto control según el mundo crypto no es necesario. Es un error por definición”, señala Kantfish.
El sistema difuso y tokenizado funciona en la finanza, en el emprendimiento, pero puede hacerlo también en el mundo de la política. Los estados podrían tener cada uno su token y distribuirlos para la gobernancia de todo el país. Hay toda una parte y aplicación política del mundo crypto. Para Kantfish, “asociar el mundo crypto al terrorismo y al blanqueo de dinero es ridículo; es un argumento deshonesto, como escribió la revista Forbes. El terrorismo y el blanqueo de dinero han existido desde siempre. Hay ciudades enteras basadas y construidas sobre el blanqueo de dinero, como Miami”.
“El Metaverso es la nueva frontera de la web, mientras internet es el lugar donde lees y escribes, la llamada Web3 es el lugar virtual donde lees, escribes y posees. Un mundo nuevo donde los usuarios son los propietarios”- subraya el autor –“El Metaverso es una reinvención del mundo crypto basado en la descentralización. Facebook que se subió al carro cambiando hasta su nombre, ahora es Meta, imagina un lugar que sigue con la mentalidad verticista donde el usuario es un producto”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda