Vodafone lanza tarjetas Eco-SIM fabricadas con plástico reciclado

24 de octubre de 2021

A partir de este mes, Vodafone proporcionará a sus clientes nuevas Eco-SIM en formato de mitad de tamaño fabricadas con plástico reciclado, reemplazando progresivamente a las tarjetas SIM hechas de plástico nuevo. Eco-SIM se implementará en los 12 mercados europeos de Vodafone, además de en Egipto, Turquía y Sudáfrica.

Compartir en:

El lanzamiento de Eco-SIM se basa en el exitoso lanzamiento global de Vodafone de soportes de tarjetas SIM de mitad de tamaño en 2020. Al reducir a la mitad estos soportes, la compañía ha reducido la cantidad de plástico utilizado para tarjetas SIM en alrededor de 340 toneladas al año, lo que equivale a una reducción de 1.760 toneladas de CO2e.
La introducción de la Eco-SIM por parte de la operadora, en formato de tarjeta mitad de tamaño eficiente en materiales, elimina aún más la necesidad de fabricar 320 toneladas de plástico virgen cada año. Esto supone un ahorro potencial de 1.280 toneladas adicionales de CO2e por año, al no fabricar plástico nuevo para tarjetas.

Alex Froment-Curtil, Director Comercial del Grupo Vodafone, ha declarado: "Nuestro objetivo final es eliminar por completo la necesidad de suministrar tarjetas SIM de plástico. Ya hemos reducido a la mitad la cantidad de plástico utilizado en éstas, y la introducción de Eco-SIM hechas de plástico reciclado disminuirá aún más el impacto ambiental de nuestras actividades".
Aunque Vodafone ofrece eSIM digital en todos los mercados europeos, con el respaldo de un número creciente de dispositivos compatibles, la mayoría de los clientes móviles todavía requieren una tarjeta SIM física para su teléfono móvil hasta que la eSIM se generalice.

Desde 2020, Vodafone ha eliminado todos los artículos innecesarios de plástico y los artículos desechables de un solo uso en todas las tiendas y oficinas. Además, ha retirado las bolsas de plástico de un solo uso y ha eliminado o restringido los materiales de marketing o promocionales de plástico, reemplazándolos con alternativas de bajo impacto.

En noviembre de 2020, Vodafone estableció un objetivo para 2030 aprobado por la iniciativa Science Based Targets, en línea con las reducciones de carbono necesarias para mantener el calentamiento global en 1,5oc, convirtiéndose en el primer gran operador de telecomunicaciones en seguir el camino de la reducción de emisiones desarrollado para el sector de las TIC.
Para 2030, Vodafone eliminará todas las emisiones de carbono de sus actividades propias y de la energía que compra y utiliza (Alcance 1 y 2). Vodafone también se ha comprometido a reducir a la mitad las emisiones de carbono de las fuentes de Alcance 3 para 2030, incluyendo joint ventures, todas las compras de su cadena de suministro, el uso de productos vendidos y los viajes de negocios.
Para 2040, Vodafone habrá eliminado por completo las emisiones de Alcance 3, adelantando en diez años el objetivo original de Vodafone de alcanzar 'cero emisiones netas' de carbono en 2050.

Vodafone se compromete a comprar toda la electricidad de fuentes renovables. Todas las operaciones europeas de Vodafone -incluidas las redes móviles y fijas, los centros de datos, el comercio minorista y las oficinas- ya están 100% alimentadas por electricidad de fuentes renovables. La operadora está trabajando actualmente en lograr el mismo cambio en África para 2025.

Vodafone continúa invirtiendo en proyectos renovables y de eficiencia energética, incluido el abastecimiento y el despliegue de equipos de red más eficientes y el desmantelamiento de equipos obsoletos en su red central.
Vodafone se compromete a ayudar a sus clientes comerciales a reducir sus propias emisiones de carbono en un total acumulado de 350 millones de toneladas a nivel mundial durante diez años entre 2020 y 2030, lo que equivale a las emisiones anuales totales de carbono de Italia para 2019.
Los servicios de Internet de las Cosas (IoT) de Vodafone ofrecerán la mayor parte de este ahorro para los clientes, mejorando la eficiencia de su logística y gestión de flotas, contadores inteligentes, fabricación y otras actividades.

Minimizar los residuos y ayudar a construir una economía circular
Vodafone se ha comprometido a reutilizar, revender o reciclar el 100% de los residuos de la red de la compañía para 2025. De esta forma, ha implementado programas de eficiencia de recursos y gestión de eliminación de residuos en todos los mercados con el fin de minimizar el impacto ambiental de los residuos de red y de los equipos de TI redundantes. Vodafone opera un mercado interno de activos que alienta a sus mercados a revender y reutilizar el exceso de existencias o grandes artículos eléctricos que estén fuera de servicio, como mástiles y antenas. Vodafone está evaluando actualmente la posibilidad de expandir la solución a los mercados asociados y a otros operadores.

Además, la operadora apoya el movimiento hacia una economía totalmente circular para los dispositivos vendidos a los clientes y ha acelerado las iniciativas para extender la vida útil de los mismos a través de la reparación, renovación y reventa, antes de fomentar el reciclaje responsable de los dispositivos al final de su vida útil.
La mayoría de los mercados de Vodafone llevan a cabo programas de intercambio y recompra de dispositivos y servicios de reparación para alentar a los clientes a reparar o devolver sus dispositivos antiguos. La operadora se esfuerza por renovar y reutilizar equipos fijos varias veces, con importantes ahorros ambientales y de coste asociados.

En 2021, Vodafone se unió a Circular Electronics Partnership, que reúne a líderes de toda la cadena de valor para impulsar soluciones de circularidad para la electrónica. En mayo de 2021, también unió fuerzas con cuatro de los principales operadores de red de Europa para lanzar un nuevo esquema de etiquetado de calificación ecológica sectorial (Eco Rating) para ayudar a los consumidores a identificar y comparar los teléfonos móviles más sostenibles y animar así a los proveedores a reducir el impacto ambiental de sus dispositivos.
Vodafone aplica una ponderación del 20% para los criterios ambientales y sociales cuando los proveedores licitan nuevos trabajos, examinando si tienen políticas ambientales para abordar la reducción de carbono, las energías renovables, la reducción del plástico, la economía circular y el ciclo de vida del producto.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda