Un curioso y peculiar cava catalan

05 de noviembre de 2022

La Familia Pujol-Busquets presenta Alta Alella Mirgin Opus Paraje Calificado Vallcirera 2018, cava que destaca por su sofisticación, exclusividad y trazabilidad, siendo el primer y único cava de Paraje Calificado del territorio Serra de Mar con el sello de garantía

Compartir en:

Los cavas de la Familia Pujol-Busquets son resultado de un trabajo de muchos años para conseguir vinos de alta calidad, con personalidad propia y ligados al territorio, y Alta Alella Mirgin Opus es ejemplo de ello. Está elaborado con una selección de las mejores uvas del Paraje Vallcirera, ecológico desde su origen, situado en el corazón del Parque Natural de la Serralada de Marina y a menos de 2 km del Mar Mediterráneo. Disponer de la categoría premium del Consejo Regulador, Cava de Paraje Calificado, significa cumplir con unos estándares muy exigentes de calidad, tanto en la producción como en la elaboración, a los que solo unos pocos cavas pueden aspirar. Por esto, son considerados cavas de excelencia reconocida en el mercado, de mucho prestigio, y con unas características singulares.

Un cava que nace en el Mediterráneo La distinción del territorio Serra de Mar por parte de la DO Cava ayuda a la bodega a poder defender “una identidad mucho más específica que describe a la perfección el perfil de nuestros cavas”, apunta Mireia Pujol-Busquets. En esta región, situada a 15 km al norte del centro de la ciudad de Barcelona, encontramos unos cavas con una personalidad marcada por el frescor y la capacidad de envejecimiento, gracias al Sauló – un suelo ácido, con niveles muy bajos de cal activa, poca materia orgánica y con buen drenaje–, el clima y la proximidad al mar. Unas condiciones singulares que aportan una acidez natural absolutamente excepcional a las uvas y vinos definidos por la añada sin necesidad de ningún maquillaje (sin licor de expedición).
Además, la diferenciación de las regiones elaboradoras permite al público tener más información, entender de donde viene el producto y saborear en cada cava las características intrínsicas del terroir que lo hace único. El cava Opulento, sabroso y con una burbuja fina y persistente, este espumoso es para la familia “la evolución del concepto tradicional de gran cava”.

Alta Alella Mirgin Opus presenta aromas de fruta blanca madura y flores, envueltos por la mineralidad y la salinidad tan propias de la zona. En boca es equilibrado y estructurado y siguiendo el perfil de cavas elaborados en Alta Alella, se trata de un vino muy gastronómico que puede ser disfrutado desde el aperitivo hasta el postre, siendo el aliado perfecto para los menús navideños que se acercan y dejando a un lado la idea de que las burbujas son solo para el brindis, elevando el prestigio del cava a gran vino.
Está elaborado con uvas ecológicas Pansa Blanca y Chardonnay provenientes del Paraje Calificado. Se extrae el mosto flor mediante un prensado muy ligero y las variedades fermentan por separado. Las condiciones climatológicas durante la vendimia del 2018 (una primavera muy lluviosa, un viñedo sano y libre de mildiu, y un mes de julio seco y caluroso) provocaron un adelanto de la cosecha “con una uva de sanidad excepcional para base cava”, apunta Josep Maria Pujol-Busquets.

PVP Alta Alella
Mirgin Opus Paraje Calificado Vallcirera: 32 €
750ml , 73,50€ magnum


Resguardada por el Parque Natural Serralada de Marina, junto al Mediterráneo y a escasos kilómetros de Barcelona, encontramos Alta Alella, el proyecto familiar de Josep Maria Pujol-Busquets Camps, su mujer Cristina Guillén Soldevila y sus dos hijas, Mireia y Georgina. Desde el inicio en 1991 la familia ha trabajado la agricultura ecológica y se han recuperado viñas de más de 60 años y variedades tradicionales como la Pansa Blanca (xarel·lo) y la Mataró (monastrell). Los viñedos de la familia, plantados en laderas y terrazas, están situados en las localidades de Alella, Teià y Tiana, cuna del cava de calidad desde principios del S.XX.
En 2017, Vallcirera es reconocido como Paraje Calificado por el CR Cava, distinción y recompensa a un trabajo de muchos años elaborando cavas de alta calidad, con personalidad propia y ligados al territorio. Se trata además del único Paraje Calificado ecológico desde sus orígenes, y situado en un parque natural. Este año 2022 también es clave para Alta Alella, ya que la DO Cava otorga a la bodega el sello de Elaborador Integral –garantía de trazabilidad y origen– y certifica el carácter diferencial del territorio de SERRA DE MAR. Un reconocimiento a la zona vinícola de Alella por sus excepcionales y singulares características edáficas, climáticas, orográficas e históricas.
Con esta nueva zonificación, se pone en valor la proximidad al mar, la suavidad del clima, la protección de los vientos por parte de la Serralada de Marina y el cultivo de la viña sobre suelo de sauló propio de Alella.
Paralelamente, como primer elaborador de cava sin sulfitos del Consejo Regulador (desde la vendimia 2006), la familia Pujol-Busquets continúa con su objetivo de ofrecer los mejores vinos y cavas naturales elaborados con la mínima intervención con su línea CELLER DE LES AUS. Impulsada por Mireia Pujol-Busquets, se trata de la apuesta más visible de Alta Alella con la sostenibilidad

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda